10 pasos para prepararse para una certificación y no fracasar en el intento

aias-stressed-student-647x198

En todos los cursos técnicos de preparación para certificaciones que he impartido a lo largo de estos años siempre hay serie de preguntas recurrentes por parte de los alumnos: ¿Cómo prepararse para la presentación del examen? ¿Qué material debo estudiar? ¿Qué preguntas me harán? ¿Las preguntas del examen son las mismas del material de estudio? y finalmente, ¿Qué pasa si no apruebo?

Con base en experiencias propias y en diferentes comentarios de alumnos que han presentado los exámenes (independientemente que hayan aprobado o no), he recopilado algunas recomendaciones que te pueden ser útiles si te estás planteando la presentación a un examen de certificación. Obviamente estos consejos se pueden extrapolar más allá de las certificaciones comentadas a otras actividades académicas que involucren un test que debe ser aprobado. Así mismo, es importante tener presente que cada estudiante es un individuo particular y que con base en sus aptitudes, motivación, estado mental y físico y tiempo (entre otros factores) puede requerir más o menos esfuerzo.

Siendo así, ¡empecemos!

NOTA: Muchas de estas recomendaciones están orientadas hacia los exámenes de certificación de CISSP (ISC2), CISA, CISM, CGEIT y CRISC (ISACA) y del EC-Council.

Asistencia a un curso de formación oficial

La primera recomendación es la asistencia a un curso de formación oficial. En estos cursos tendrás la oportunidad de recibir formación actualizada y de primera mano por parte de un profesor homologado, lo que te permitirá conocer de forma global el contenido temático de la certificación, compartir inquietudes con otros compañeros y hacer preguntas en los temas en los que te sientas débil. Estos cursos son ofrecidos de forma presencial o virtual y el objetivo es focalizar los esfuerzos de estudio hacia temas particulares, reforzando los otros temas que potencialmente ya se podían conocer y no perder el tiempo en áreas que no serán cubiertas en el examen.

Planificación de cronogramas de estudio

Al finalizar la formación, todas las demás actividades deben ser desarrolladas por el propio alumno de forma autónoma con base en sus tiempos. Como resultado de la formación el alumno habrá identificado de forma global aquellas áreas en las que necesita reforzar su estudio y/o consultar referencias adicionales y las áreas en las que se siente con mayor confianza.

Siendo así, se debe hacer un análisis objetivo del tiempo libre que puede ser empleado para estudiar teniendo presente feriados, fiestas (navidades, fin de año, cumpleaños, vacaciones, etc.) que puedan afectar la linealidad del estudio y definir una fecha límite (que puede coincidir con fechas previas a la presentación del examen). Es importante no saturarse y dedicar tiempo a otras actividades que permitan relajarse y descansar la mente.

Personalmente, mi rutina de estudio es la siguiente:

  • Con base en la fecha de presentación del examen, reservo como mínimo tres meses antes para estudiar
  • Divido todo el temario en bloques y asigno tiempos a dichos bloques. Más adelante se puede ir modificando y acomodando en función del progreso.
  • Estudio diario de por lo menos 1 hora de lunes a jueves
  • El viernes sesiones de estudio grupales y/o prácticas con exámenes de prueba
  • Sábados y domingos estudio de por lo menos 2 horas

Preparación del material de referencia

El siguiente paso es la preparación del material que se empleará durante el estudio. Este es un paso clave, ya que si el alumno busca en Internet se puede ver saturado de material y perder su tiempo estudiando temas que no son relevantes para el examen o con contenido desactualizado. Para ello, mi recomendación es:

  • Emplear como fuente primaria de estudio las guías oficiales de cada certificación: Por lo general cada certificación cuenta con libros oficiales que están esquematizados conforme con las directrices de las entidades certificadoras. Este es el caso de las guías oficiales del ISC2 y de ISACA, por poner un ejemplo.  Algunas de estas guías cuentan con preguntas de ejemplo de ediciones pasadas que pueden facilitarle al alumno la familiarización con la forma como se presentan los enunciados y las alternativas de respuesta (preguntas de selección múltiple con única o con múltiple respuesta, preguntas de SI/NO, preguntas con respuesta de arrastrar y soltar (Drag and Drop), preguntas con respuesta basada en escenarios, preguntas en las cuales todas las respuestas son verdaderas y hay que escoger la mejor o la peor, etc.)
  • Emplear como referencia adicional los demás materiales: No es bueno estudiar de un único libro, por lo que para acompañar las guías oficiales es recomendable contar con otros materiales reconocidos. Este material será empleado en el caso que los temas descritos en las guías oficiales no queden claros o se necesite de refuerzos adicionales y deben ser empleados en esos casos puntuales.
  • Usar Internet como opción complementaria: Gracias a Wikipedia y a Google podemos tener a mano gran cantidad de material adicional. Así mismo, existen sitios especializados (foros, portales, listas de correo, etc.) dedicados a compartir información acerca de las certificaciones. Sin embargo no es recomendable invertir mucho tiempo en la red, ya que se parte del principio que los umbrales de tiempo para estudiar son muy limitados y hay que focalizar el esfuerzo.

Estudiar, estudiar, estudiar

Después de toda esta preparación preliminar es hora de ponerse manos a la obra. A continuación, algunas indicaciones generales a tener en cuenta:

  • Preferiblemente estudiar del material en inglés: Algunas certificaciones cuentan con libros y exámenes en el idioma nativo del estudiante, sin embargo es importante tener presente que el material en inglés es el que siempre estará más actualizado. Muchos conceptos técnicos vienen en ese idioma y no es ningún secreto que la gran mayoría del material es desarrollado en países angloparlantes. Si tu inglés no es muy bueno, inténtalo sin embargo. Muchas palabras que empleas en tu día a día en el trabajo están en inglés, así que para una persona técnica esto no es ningún impedimento. Por otro lado, algunas veces las traducciones pierden el trasfondo del concepto y pueden hacer que el alumno se confunda o simplemente no cuentan con traducción literal por lo que se emplean otras palabras que no tienen nada que ver con el concepto original. Ejemplos: “piggybacking”, “shoulder sourfing”,  “lock bumping”, “lock picking”, “mantrap”, “sniffing” o palabras que siempre son usandas en inglés pero que al traducirlas pueden dar pie a confusiones: “firewall” (cortafuegos), “switch” (conmutador), “router” (enrutador), “hub” (concentrador) o traducciones de siglas, acrónimos o abreviaturas.
  • Estudiar de libros físicos (impresos en papel): Aunque muchos me puedan tildar de conservador, prefiero estudiar siempre de libros impresos ya que permiten poner marcas, apuntar temas sobre las hojas, resaltar contenido a estudiar después, etc. Esto también es posible con libros digitales, pero ya va en las preferencias de cada uno y su destreza con la tecnología.
  • Tomar nota de conceptos clave: Para esta tarea se pueden emplear resaltadores (marcadores) para marcar partes importantes del libro (si se está estudiando de material impreso) o apuntar en agendas/archivos adicionales. Esto facilitará la síntesis del contenido temático y le permitirá al estudiante recordar más adelante las partes importantes sin tener que recurrir a la lectura completa de todo el material nuevamente. Ejemplo (para la certificación CISSP):
  • Emplear “Cheatsheets”: Suelen ser resúmenes que sirven como referencia de los principales puntos del material de estudio. Buscando en Internet por “cheatsheet” y el nombre de la certificación se encontrarán múltiples recursos. Ejemplo: CISSP Domain #1 Cheat Sheet: Security and Risk Management
  • Utilizar mapas mentales: Una técnica que aprendí en la universidad fue el uso de mapas mentales (o “mind maps”). Estos son diagramas conceptuales que permiten relacionar conceptos entre sí y hacer una sinopsis global de todo el contenido sin perder su linealidad. Es muy útil cuando se trabaja con conceptos muy complejos o largos. Puedes ver algunos ejemplos de mapas mentales de CISSP en esta página.
  • Evitar a toda costa la procrastinación: La procrastinación es la peor enemiga del estudiante. A todos nos gusta hacer cosas que nos dan placer y solemos dejar para más tarde aquello que nos cuesta trabajo. El problema aquí es que empezamos a aplazar cosas y podemos estar perdiendo tiempo valioso que más tarde vamos a echar de menos. Para ello, es clave el establecimiento de una disciplina de estudio y alejarse durante el periodo de estudio de actividades que puedan perturbar dicha disciplina (ordenadores, consolas de videojuegos, teléfonos móviles, televisores, etc.). Échale un vistazo a este infograma.
  • Usar la técnica Pomodoro: La técnica Pomodoro es una estrategia para la gestión óptima del tiempo. Está basada en 5 pasos y puede ser muy útil cuando se está preparando un examen de certificación:

1.Decidir la tarea a realizar
2.Poner el pomodoro (el reloj o cronómetro) a 25 minutos (Aquí hay una opción online)
3.Trabajar en la tarea hasta que el reloj suene y anotar una X
4.Tomar un pausa breve (5 minutos)
5.cada cuatro “pomodoros” tomar una pausa más larga (15-20 minutos)

Un tema muy importante a tener en cuenta durante este proceso de estudio es que tienes dos objetivos básicos:

  1. Aprenderte el temario para aplicarlo en tu campo de trabajo y mejorar en tu área profesional
  2. Aprobar el examen

El objetivo 1 es obvio, de lo contrario estarías dedicando tu tiempo a otras cosas que te gustaran más. El objetivo 2 es por lo general el que más mal se entiende. Si quieres aprobar, debes responder lo que el ente certificador quiere que respondas. Aquí se puede entrar en mil discusiones filosóficas, pero en términos prácticos lo que buscas para demostrar tu conocimiento es un certificado. Así que aunque no estés de acuerdo con alguna respuesta en particular, respóndela como ellos quieren. Más adelante te facilitarán medios para refutar dichas respuestas, pero no pierdas tu valioso tiempo durante el proceso de estudio; cuando tengas tu certificado en la mano podrás ir con conocimiento de causa a reclamar con tus justificaciones.

Participar en grupos de estudio o mentorías

Algunas personas tienen más predisposición a aprender en grupo que otras. Si eres uno de ellos, no dudes en establecer un grupo de estudio (ya sea físico o virtual) con otros estudiantes para compartir dudas y hacer sesiones de preguntas. Igual ocurre con las mentorías: estas son reuniones con una persona con amplio conocimiento para hacerle preguntas o revisar temario que no ha quedado claro.

En mi caso particular prefiero estudiar solo, pero esto también es a elección de cada persona.

Desarrollar exámenes de prueba

La forma para validar si lo que has estudiado lo has entendido y lo has memorizado es realizando pruebas constantes. Esto te habituará a la tipología de preguntas y a identificar las áreas en las que necesitas más refuerzos.

Ten presente que los tiempos para presentar los exámenes siempre son limitados (en el caso de CISSP son 250 y se cuenta con 6 horas para responderlo, tiempo que muchas veces ni siquiera es suficiente), por lo que es bueno que empieces a mejorar tus tiempos de respuesta y esto solo se logra practicando.

Toma un banco de preguntas y respóndelo a conciencia. Califícate y revisa la razón por la cual fallaste en las preguntas con respuesta errónea. Repite los pasos 4 y 5 y vuelve a realizar el examen hasta que todo esté aprobado.

Una buena práctica es realizar pruebas al final de cada tema o sección (en el caso de CISSP al final de cada dominio del CBK). No obstante, tener en cuenta que en el examen las preguntas no vendrán en orden, por lo que se debe hacer un examen de prueba global.

Algunas fuentes abiertas de preguntas de entrenamiento son:

Preparación antes del día del examen

Si todo ha salido como lo has planificado, no tendrás que matarte estudiando cuando falta uno o dos días para el examen. De hecho, esto es contraproducente: si no has logrado estudiar todo el temario con tres meses de antelación, ¿lo harás en dos días? Seguro que no.

Por ello, la recomendación es la siguiente:

  • La última semana es únicamente de repaso del temario: Mira tus notas, revisa los mapas mentales y consulta el material complementario.
  • Los dos últimos días son de descanso: Así es. Es el momento de relajarse y tener la mente fresca. Dedícalos a hacer otras cosas: la partida de Call of Duty pendiente, los capítulos de la serie de TV que te gusta o tal vez salir a caminar. Te lo mereces.

Si lo consideras prudente, el día previo al examen puedes estudiar un par de horas, pero no te satures.

Así mismo:

  • Revisa que todo lo que te piden para presentar el examen está en orden: Tu identificación, la reserva del examen, lapiceros, bolígrafos, borradores, documentación adicional, etc. En algunos exámenes se permite que el alumno lleve un diccionario físico si presenta el examen en un idioma diferente al suyo.
  • Revisa la dirección del lugar de presentación del examen y planifica tu recorrido y tiempos:  Para evitar retrasos, mira en Google Maps la dirección del sitio de presentación del examen y haz la cuenta del tiempo que te podrías tardar en llegar de tu casa a allí y súmale 30 minutos adicionales. Es mejor llegar con un tiempo prudencial para evitar retrasos de último minuto.
  • Prepara algo para comer en los intermedios del examen: En exámenes largos se permite hacer pausas. En esas pausas se puede comer algo. En mi caso, llevé un par de latas de RedBull y algunas chocolatinas. Lleva preferiblemente algo que sea fácil de destapar.
  • Acuéstate a dormir pronto:  Intenta no trasnochar, no tomar bebidas alcohólicas o comidas pesadas el día anterior al examen. Un té puede ser una buena opción.

Presentación del examen

La clave en este paso es la gestión del estrés y de los nervios. Algunos consejos son:

  • Presta atención a las instrucciones previas del personal del centro evaluador y no olvides preguntar si algo no ha quedado claro.
  • Autoconfianza: Confía en lo que has estudiado. Puede haber personas con más capacidades pero eso no implica que no sepas más que ellas. Precisamente para eso es que se hacen los exámenes.
  • Control de la presión: No te desesperes si durante el examen hay personas que terminan en menos tiempo o si te quedas de último. No por hacer las cosas más rápido se garantiza la aprobación.
  • Control del estrés: Si estás estresado o nervioso, respira profundo.
  • Control del tiempo: Tienes tiempo limitado, así que gestiónalo de forma óptima y lleva control del mismo para no llevarte sorpresas al final.
  • Si no sabes la respuesta a una pregunta, continúa con la siguiente: No te quedes bloqueado intentando responder una pregunta en la que dudas. Márcala y sigue con la siguiente. Muchas veces las respuestas a estas preguntas vienen explícitas en los enunciados de otras, por lo que puedes tener suerte.
  • Tómate un tiempo prudente antes de finalizar para repasar todas las preguntas: Esto es importante por si has cometido algún error en las respuestas o si después de contestar todo puedes cambiar de parecer. Ejecuta esta tarea una única vez. Si no, empezarás a dudar de tus respuestas y ya no hay tiempo para meditaciones trascendentales. Lo hecho, hecho está.
  • Haz la pausa a la que tienes derecho cuando consideres que has llegado a un punto de bloqueo mental: De esta forma descansarás la mente y podrás volver a retomar con nuevo aire las preguntas.
  • Suerte: Si definitivamente hay una pregunta que no sabes su respuesta, usa la suerte. En algún lugar leí que por probabilidad la respuesta en una pregunta de opción múltiple era la “B”… No sé hasta qué punto esto sea verdad.

Recepción de resultados

Dependiendo de la certificación, muchas veces los resultados son inmediatos u otras veces se pueden tardar mientras que son revisados (en el caso de exámenes escritos). Prepárate psicológicamente para recibir y afrontar una noticia de aprobación o de suspensión. Preferiblemente no le comentes a nadie los resultados hasta tanto no sepas como actuar, para ello tómate tu tiempo.

Actividades posteriores

En el examen hay tres posibles resultados: Aprobación, aplazamiento o suspensión. Con base en ello, se deben ejecutar diferentes tareas:

  • Aprobación: Revisa los requerimientos de cada certificación en particular. Muchas veces no es suficiente con solo presentar y aprobar el examen y suelen pedir documentación para justificar la experiencia, evidencia de formación profesional, endosos, etc.
  • Aplazamiento: Si por alguna razón has tenido que aplazar la presentación del examen, revisa nuevamente los tiempos y valida si hay penalizaciones.
  • Suspensión: Si no has aprobado el examen, no entres en pánico. Muchos alumnos no aprueban en la primera presentación de las pruebas, por lo que no todo está perdido. Has obtenido experiencia en la prueba, has visto los tipos de preguntas y te has enfrentado con la presión innata del examen, por lo que la próxima vez ya irás más preparado. Revisa los plazos que tienes para volverte a preparar y vuelve a ejecutar los 10 pasos de este artículo.

¿Tienes alguna otra recomendación que le pueda servir a tus colegas? ¿Te ha servido la información de este artículo? No olvides dejar un comentario. ¡Buena suerte en el examen!

Captura

Comments

  • Simplemente una guía increíble y con un detalle excepcional. Felicidades. Hoy empiezo mi estudio, en 4 meses quiero presentarme

    sisco December 31, 2015
    • ¡Perfecto! Me agrada que el artículo te haya gustado. Si necesitas algo, no dudes en escribirme.

      david January 1, 2016
  • Muy completo y detallado, tengo 2 meses y medio para presentar mi certificación CRISC

    carlos soto September 27, 2016

Leave a Reply

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.